ha sido agregado al carrito
no tiene stock disponible

Bajar niveles de colesterol, sachet chileno lo promete

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Cardiosmile ya se vende en farmacias locales y busca dar el salto internacional y promete bajar niveles de colesterol.

El ingeniero bioquímico Gonzalo Vega (32) cree firmemente que el conocimiento puede cambiar el mundo. Por eso, le enorgullece liderar el equipo detrás de Cardiosmile, innovador producto chileno que permite agregar fitoesteroles -sustancias vegetales que inhiben la absorción del colesterol- directamente sobre los alimentos.

La investigación partió en la empresa química Harting, que aisló fitoesteroles cuando estudiaba las eventuales propiedades benéficas de los residuos de la celulosa. Gonzalo llegó cuando ya existía la idea de incorporar estas sustancias al agua y creó la empresa Nutratis.

‘Mi trabajo fue tomar lo que se había hecho en un vaso y hacerlo industrial. Era solamente operar el reactor y echarlo a andar. La gente estaba consumiendo fitoesteroles en yogurt, pero debía tomar casi un litro de lácteos para consumir la dosis recomendada al día’, cuenta Vega, hoy gerente general de Nutratis.

Innovación alimentaria

Su equipo entonces era de cinco personas; cinco emprendedores en potencia que notaron cierta falta de innovación en la industria alimentaria nacional. Con eso en mente, decidieron lanzarse a la piscina con sus fitoesteroles diluidos en agua sin saber de retail, canales de venta ni creación de marca.

‘Lo único que sabíamos es que teníamos que innovar. Así nació Cardiosmile. Elegimos la marca, el formato sachet para poder agregarlo a cualquier cosa y entramos a las farmacias’, cuenta el bioquímico.

Libre de todo

Cardiosmile es libre de grasas, azúcares, colesterol, gluten, lactosa, calorías, sodio y organismos genéticamente modificados. Además, está recomendado por la Fundación de la Sociedad Chilena de Cardiología (Sochicar). La caja de 30 sachets cuesta $14.990 y está a la venta en las principales cadenas farmacéuticas chilenas.

La empresa proyecta alcanzar pronto ventas por 100.000 mil cajas al mes; ya está explorando fuera de nuestras fronteras, con una red de distribución enfocada en México, Colombia y Brasil.

‘Estamos también tratando con Estados Unidos, Inglaterra, España, Francia, Italia y Australia. Nunca pensamos hacer un producto solo para Chile; por eso, la marca ya está registrada en otros países’, cuenta Vega.

El nivel idea

Ximena Muñoz, nutrióloga de Clínica Meds, explica que como los fitoesteroles se parecen mucho al colesterol, compiten a nivel intestinal por su absorción. ‘Se recomienda consumir dos a tres gramos diarios. Los suplementos farmacológicos que los contienen son buenos, ya que sería mucha la cantidad de vegetales a consumir para alcanzar el nivel de fitoesteroles ideal para el organismo’, afirma.

Los fitoesteroles pueden liberar a las personas de tomar medicamentos que reducen el colesterol, como la Atorvastatina o el Lipitor, mejorando el metabolismo de manera natural. Una investigación en curso, a cargo de los doctores Carlos Figueroa Lamas y Pablo Figueroa Lizana, del Instituto de Ciencias Biológicas de la U. de Talca, estudia la fórmula para incrementar la producción de fitoesteroles en diversas plantas. También analizan sus posibles efectos en el combate de la diabetes y ciertos tipos de cáncer.

¿Qué son los fitoesteroles?

En términos simples, son moléculas orgánicas que forman parte de la membrana de las células vegetales (en particular del maíz, el girasol y la soya). Al aislarlos, toman la forma de un polvo blanco que se usan como aditivo alimentario, médico y cosmético.

Dada su capacidad para inhibir la absorción del colesterol a nivel gastrointestinal (hasta 15%, según estudios hechos en España), en diversos mercados han sido añadidos industrialmente -diluidos en alcohol- a alimentos como la margarina, yogurt, leche y salsas. Según Nutratis, su presentación diluida en agua es inédita.

Lee más aquí

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.