ha sido agregado al carrito
no tiene stock disponible

Vasculitis: ¿cómo prevenir este problema silencioso?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La vasculitis es una inflamación de los vasos sanguíneos, sean éstos arterias, venas o vasos capilares. La alteración de las paredes de estos conductos no es muy común. Pero cuando ocurre se debe a que el sistema inmunológico ataca por error a los vasos sanguíneos provocando su inflamación y ulteriores consecuencias.

De acuerdo con una serie de complejidades, se han detectado distintos tipos de vasculitis, catalogados, por ejemplo, dependiendo del tipo de vaso sanguíneo (grande, mediano y pequeño), y que difieren además en rango etáreo.

¿Qué pasa cuando se inflaman los vasos sanguíneos?

Puede ocurrir, por un lado, que los vasos se inflamen tanto que se cierren y/o estrechen a tal punto que no permitan el paso del flujo sanguíneo llegando a provocar (en casos graves) necrosis, es decir, la muerte del tejido. Mientras que, por otro lado, los vasos pueden estirarse de manera tal que se debiliten totalmente y generen hemorragias.

¿Cuáles son los síntomas?

Primeramente puede ser difícil establecer un diagnóstico certero, ya que las manifestaciones suelen ser poco específicas; sin embargo, éstas se van sumando conforme pasa el tiempo, lo que permite comenzar a sospechar de una presunta vasculitis. La sintomatología inicial se presenta generalmente con enrojecimiento de la piel, debilidad muscular, dolor abdominal, fiebre. Ocasionalmente se manifiesta sólo en la piel, mientras que de vez en cuando en dos o más órganos; por eso es imprescindible detectarla a tiempo, ya que sus consecuencias fluctúan entre un sencillo rash cutáneo o un compromiso multisistémico de riesgo vital.

¿Cómo se origina la vasculitis?

No se conoce con seguridad el motivo por el que se produce cada vasculitis, sin embargo, especialistas señalan que podrían identificar algunas potenciales razones. La primera hace alusión a agentes externos que ingresan directamente a los vasos sanguíneos. La segunda apuesta por una posible acción autoinmune directa de la red circulatoria. Mientras que la tercera, habla de una autoinmunidad secundaria que se establecería como efecto de un proceso ajeno a los vasos.

Siempre que observes irregularidades en tu organismo, no dudes en consultar a tu médico!

Síguenos en facebook y twitter para aprender más y seguir el lema #CuídateDeCorazón.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.